11 de septiembre de 2009

Bizcochos para tartas

Como todos los años por éstas fechas (se acerca el cumple de mi niña) voy desgranando recetas de una web y de otra para encontrar algún bizcocho que se lleve la palma de oro de los bizcochos: fácil de hacer, esponjoso y bueno para rellenar y decorar.

Parece algo sencillo ¿verdad? pues nada más lejos de la realidad…. y mira que llevo años haciendo repostería!

- unos son buenos para comer de merienda, por lo sabrosos, pero no sirven para decorar o rellenar porque se desmigajan…

- otros son buenos para rellenar, pero por lo general son también bastante duros o secos (para poder partirlos y manejarlos) y siempre hay riesgo de pasarse con el almibar o de quedarse corto…

- y por último están los que siempre prometen alturas de levado maravillosas y luego se quedan en la mitad…

Sigo con mi búsqueda, y de momento estoy con pruebas y ensayos, pero en el interin he descubierto un blog muy interesante: Morgana Tartas con mágia


(En la foto magdalenas de cerveza negra)

Me gusta sobre todo porque se nota que no se limita a copiar y pegar recetas, que las hace personalmente y no las publica hasta que está satisfecha con el resultado, y además te cuenta los fallos o cuidados que hay que tener (y que en pocos sitios lees, como p.e. que no puedes abrir el horno en los 20 primeros minutos de cocción del bizcocho para evitar que se baje de golpe)

Si consigo que me quede bien el bizcocho con la receta que ella utiliza, la publicaré para compartirla desde la experiencia :-)

2 comentarios:

Anita Rodricano y Familia dijo...

Primera intentona con éxito moderado, porque he cometido errores de principiante. Tomen nota porque para quién no lo sepa hay que tener cuidado:

- engrasé+enhariné (encamisar) el molde por los lados, y el bizcocho sólo subió por el centro

- le puse horno moderado (170º) durante 40 minutos, pero cómo no se cocía por el centro, que era por dónde iba subiendo toda la masa, le puse otros 20-30 minutos pero ¡sin taparlo! así que cogió un color demasiado tostado.

Una vez cortado el interior tenía muy buen aspecto y textura (quizás un pelín de más comprimido pero eso se debe a que no subió uniformemente) así que voy a probar otra vez haciendo las correcciones señaladas a ver si así triunfamos!

Anita Rodricano y Familia dijo...

Segundo intento más fallido todavía, porque usé un molde más grande para intentar evitar el "efecto chimenea" y quedó demasiada plana la masa, no subió nada y se quedó más dura que el turrón de alicante...