10 de enero de 2010

Plastilina casera – cómo se hace

En éstos días de vacaciones que están siendo tan fríos estamos pasando muchas horas dentro de casa, y uno de los juegos que nos están entreteniendo más a todos es la plastilina o “clay”.

Actualmente las venden en muchos comercios, no son caras, y además con variedad de colores. Las mejores ni manchan ni ensucian y son reutilizables durante muchos meses.

El mayor inconveniente que tienen es que si no se guardan en seguida en su envase plástico se secan y desmigajan. Uno de nuestros proyectos futuros es realizar una stop motion en vídeo con personajes hechos en plasti, algo modesto pero que puede ser un principio de auténticas maravillas que puedes ver en la web.

Antiguamente hacíamos en casa algo parecido, con harina y agua, pero curiosamente hoy he visto la receta y no he querido dejar de apuntarla aquí para aquellos que no la conozcan, o para un día de “crisis” en el que no sabes cómo entretener a los niños y no hay comercios dónde comprarla

noviembre 081 2 tazas de harina
2 tazas de agua
1 taza de sal
2 cucharadas de aceite de girasol (o cualquier otro aceite vegetal)
1 cucharada de ácido tartárico (se consigue en tiendas especializadas de repostería o en farmacias. No es imprescindible pero aumenta la masa) 
Colorante alimentario líquido (de venta en tiendas en tiendas especializadas de repostería. Tampoco es imprescindible)

Colocar todos los ingredientes en un cazo y calentar a fuego lento, removiendo la mezcla hasta lograr una pasta homogénea.
Quitarla del cazo y amasar sobre una tabla hasta que la masa sea consistente. Dividir la masa en trozos y aplicar unas gotas de colorante alimentario del color elegido para cada trozo (es mejor usar guantes en éste punto para no mancharse mucho las manos). Volver a amasar cada trozo de manera independiente, hasta que el color se distribuya bien.

Receta de Bebés y más